BIOGRAFÍA

Nací en el Madrid de mitad de los ochenta.

A lo largo de mi infancia las historias acerca de la profesión fueron siempre muy familiares ya que mi tía-abuela era Aurora Bautista. Historias llenas de pasión pero también de lucha, trabajo y momentos difíciles.

Todo aquello me resultó un reto así que con dieciséis años me matriculé en la Escuela de Cristina Rota. A lo largo de aquellos años me empapé de todo lo que el teatro me podía ofrecer, los ensayos, los compañeros y por supuesto el público, ese que en demasiadas ocasiones nos hace creernos grandes o pequeños, dependiendo del Aplauso o del Tomatazo...

Otra de mis pasiones es la música, toco el piano desde pequeña y me ha ayudado mucho a entender un texto, un autor pero sobre todo los personajes a los que me enfrento.

Durante años dirigí una compañía con la que recorrimos varias salas de Madrid. Como actriz he formado parte de varios proyectos de lo que hoy se llama teatro off pero que entonces se llamaba alternativo. Varios cortometrajes presentados en festivales internacionales así como la participación en un par de películas forman parte de mi experiencia audiovisual.

Pero fue el teatro argentino, el que me había enganchado desde hacía tiempo, el que me llevó con 27 años a coger una maleta y cruzar el charco hasta Buenos Aires en busca de más retos, más experiencias y sobre todo más escenarios a los que subirme. Casi tres años entre idas y vueltas en las que he creado un puente artístico y vital con el otro lado del mundo.

“Dicen que todo ser humano necesita de un lugar en el mundo en el que sentirse parte y todo a la vez, para mi ese lugar es el escenario. El teatro es mi motor de vida en donde crezco y me supero día tras día”.

Ana Noguera de espaldas Ana Noguera de espaldas Ana Noguera de espaldas